Make your own free website on Tripod.com

PROBLEMAS CON LA LINAZA

La semilla del lino se ha venido utilizando en la dieta habitual de los canarios desde hace mucho tiempo. Es una semilla rica en un aceite que favorece el desarrollo sano de la pluma y ésta es una razón más que suficiente para entender su inclusión en la alimentación habitual por parte de cualquier criador, porque el estado de la pluma, aún en los canarios de canto, es o debería ser objeto de una atención especial. Sin embargo en la composición del lino entran también otros compuestos a los que creo que merece la pena echar un vistazo. Contienen un mucilago que dificulta la digestión y una serie de compuestos, en proporciones muy altas, que tienen una actividad importante como fitoestrógenos.

Los fitoestrógenos son sustancias producidas por vegetales que tienen efectos hormonales relacionados con el estrógeno en los animales que los consumen. El estrógeno es una hormona que está relacionada con el desarrollo sexual y el ciclo reproductivo de los animales. Pero no sólo actúan a nivel sexual, sino que parece que también pueden estar relacionados con otros problemas como la falta de fijación de calcio en los huesos (la osteoporosis tan frecuente en las mujeres y rara en los hombres se ha relacionado con los niveles de estrógenos), problemas cardiovasculares, y desde hace algún tiempo se discute también la influencia de los fitoestrógenos en la protección contra determinados tipos de cáncer. Por todas estas razones durante los últimos años se están estudiando los efectos de los fitoestrógenos en la alimentación tanto animal como humana.

Desgraciadamente, como siempre por otra parte, la investigación en aves ocupa un lugar tan secundario que apenas podemos vislumbrar qué efecto pueden tener sobre nuestros pájaros. En esta ocasión tenemos la suerte de que se están realizando estudios en el Departamento de Nutrición Animal de la Facultad de Veterinaria de Madrid sobre los efectos del consumo de semilla de lino en gallinas. Hay que tomar los datos con precaución (lo que puede ser válido para las gallinas puede no serlo para los canarios) pero al menos nos acercan bastante a lo que pueden ser nuestros problemas.

El Dr. L. Ortiz, amigo y compañero, me ha suministrado no sólo bibliografía, sino que muy generosamente me ha permitido acceder a los datos provisionales de su investigación prestándome una erudición de la que, os aseguro, carezco en absoluto.

Como primera impresión, alarmante, resulta que determinadas dosis relativamente bajas de lino pueden provocar desde el retraso en el desarrollo de sexual hasta la esterilidad permanente tanto de machos como de hembras. Parece que dosis por encima de un 12% influyen en el desarrollo hormonal negativamente y que pueden ser responsables de la aparición de huevos "claros". Por encima de este umbral, los animales empiezan a presentar problemas serios de desarrollo general, aparecen raquitismo o problemas serios de crecimiento y a dosis cercanas al 30% acaban muriendo.

Sin embargo, aunque los datos son aún muy provisionales, cantidades pequeñas en el entorno del 3% parece que favorecen el crecimiento. No está nada claro cual es la razón de la bondad a dosis bajas, aunque podría estar relacionada con una acción beneficiosa del tipo de aceite que tiene el lino sobre el metabolismo del colesterol y de los ácidos grasos en general. Aunque no es lo mismo, sería como la acción "buena" del aceite de oliva frente a la "mala" de las grasas animales en nuestra alimentación. Estos datos son coherentes con lo que ocurre con otros animales, como es el caso de la oveja, en la que se han estudiado con bastante detenimiento los efectos de fitoestrógenos provenientes del trébol y de la soja (de hecho fue a partir de la esterilidad de las ovejas que comían demasiado trébol verde por lo que se descubrieron los fitoestrógenos).

Decía que hay que tener cuidado con los datos porque además de ser provisionales son datos obtenidos para otras especies, pero creo que lo anterior justifica que al menos se maneje con cuidado las dosis de semilla de lino, y más teniendo en cuenta que la nabina contiene también, aunque en mucha menor cantidad que el lino, fitoestrógenos.

Con cuidado no quiere decir que proponga eliminar el lino de la dieta. No es cuestión de echarle ahora la culpa al lino de todos los huevos claros que ponen nuestras canarias, sin embargo si es posible que sea un factor más que añadir a la lista de los negativos a la hora de obtener éxito en la cría, sobre todo en pájaros muy jóvenes o con problemas de desarrollo sexual como es el caso de muchos híbridos aún en generaciones avanzadas utilizados en las especialidades de color. Me parece absurdo renunciar a sus ventajas en el emplume, se ha venido utilizando desde hace mucho tiempo sin que aparentemente haya dado problemas y aunque pueda darlos también tiene su lado positivo. Con toda la prudencia me atrevo a las siguientes sugerencias: no sobrepasar el 3% en el compuesto y al menos para los pájaros de canto eliminarlo de la dieta una vez finalizada la muda, y para los que la pluma tiene un valor en concurso eliminarlo después de estos.

________________________________________________________________

Autor: Jorge Varela

VOLVER A LA PÁGINA ANTERIOR