Make your own free website on Tripod.com

 

ALIMENTACIÓN

Menú Principal


Historia del Canario

Características

Cuidados
Alimentación

1.-Introducción.

2.-Análisis de las mezclas.

2.1.-Semillas harinosas.

2.2.-Semillas oleaginosas.

3.-Complementos minerales.

4.-Complementos vegetales.

4.1.-Granos germinados.

4.2.-Pastas al huevo.

4.3.-Pasta casera.

4.4.-Pastas industriales.

4.5.-Complementos.

Enfermedades
Técnicas de cría
Genética
Híbridos
Canarios de Canto

Canarios de Color

Canarios de Forma

Fotografías

 

1.- INTRODUCCIÓN

Basta observar la forma y el aspecto del pico de un canario para deducir que se trata de un pájaro granívoro, es decir, que se alimenta básicamente de semillas y frutos secos de pequeño tamaño. Se da el nombre de pájaros a los miembros de aquellos grupos ornitológicos adaptados en este sentido. Sus picos son efectivamente conos de borde cortante y a veces con pequeñas escotaduras en el borde. En la naturaleza, los pájaros conirrostros consumen pues básicamente granos, que complementan con hojas tiernas y flores de diversos vegetales silvestres, y casi siempre en época de cría se procuran un suplemento de proteína animal en su dieta, haciéndose entonces eficaces cazadores de insectos. En esta base natural tenemos que fijarnos para planificar la dieta de nuestro canario. Una mezcla equilibrada de granos constituirá la base de la misma. Sin embargo, que es exactamente lo que podríamos definir como una mezcla equilibrada, tome un puñadito de cualquier mezcla envasada para canarios que encuentre en el mercado, distribúyela  sobre una hojita de papel, doble éste y pase una botella rodando de modo que los granos resulten aplastados. Observe el efecto. Algunos granos, al aplastarse, se han convertido en un montoncillo de harina; otros, por el contrario, han dejado sobre el papel una diminuta gota de aceite. Esta es efectivamente la clasificación de los granos y semillas que forman las mezclas balanceadas para canarios: granos harinosos y granos oleaginosos. Los harinosos almacenan almidón, es decir, hidratos de carbono. Los oleosos reservaban por el contrario aceites, ambos deben encontrarse en la mezcla balanceada.

En general, diremos que no conviene abusar de la proporción grasa, es decir, de los granos oleaginosos, desde mi punto de vista creo que no debe exceder del 30 %.

Los granos harinosos especialmente no sólo contienen hidratos de carbono, sino también proteínas vegetales, algunas de ellas de excelente calidad. En suma, la alimentación a base de granos puede considerarse desde el punto de vista de su contenido en principios inmediatos, es decir, en alimentos básicos, prácticamente completa. Solamente habría que objetar la escasez de vitaminas que afecta a este tipo de alimentos secos; sin embargo, pocos aficionados olvidan suministrar de cuando en cuando a su canario una hojita de lechuga, un gajo de fruta o un poco de zanahoria rallada. Así se acercan mucho más a una alimentación verdaderamente racional.

Complemente esta comida básica con algún alimento fresco, al menos tres veces por semana. Puede servir una hojita de lechuga, un poco de fruta, preferible la manzana, astringente y muy apetitosa para los pájaros, o una fina tajada de zanahoria, también puede ponerse rallada en un recipiente, lo mejor es ir alternando estos complementos frescos. En la variación esta solamente el gusto y el aporte completo de vitaminas.

 2.- ANÁLISIS DE LA MEZCLA DE SEMILLAS

 Lo primero que debemos examinar es si la mezcla esta basada en el alpiste, que debe ser su componente principal. El alpiste, cuya proporción y cualidades analizaremos después, es el verdadero «pan del canario», hasta el punto de que antiguamente muchos canaricultores sacaban adelante sus pájaros prácticamente sólo con alpiste, agua y lechuga.

En cuanto a la división en semillas harinosas y oleaginosas, pasemos a señalar cuáles son unas y otras entre las que suelen formar parte de las mezclas balanceadas normales.

Semillas harinosas: alpiste y avena pelada.

Semillas oleaginosas: cañamones, negrillo, nabina, linaza.

 

2.1.- SEMILLAS HARINOSAS

 *     Alpiste (Fruto de Phalaris canariensis)

Composición:

Agua, 9,7 %.

Proteína, 16,6 %.

Aceites, 6,4 %.

Celulosa, 11,6 %.

Almidón y otros extractivos sin nitrógeno, 49 %.

 Propiedades:

Es además rico en minerales, y si reparamos en su alto contenido en proteínas comprenderemos porqué un canario puede vivir alimentado simplemente con este completísimo grano.

Sin embargo, la variación siempre es recomendable, no sólo para reunir en un pienso balanceado la mayor variedad posible de principios nutritivos, sino también para estimular el apetito y la satisfacción de los pájaros domésticos.

 *      Avena (Fruto de Avena sativa)

Composición:

Agua, 8,5 %.

Proteína, 11,3 %.

Aceites, 8,7 %.

Celulosa, 1,5 %.

Almidón y otros extracivos sin nitrógeno 68,4 %

 Propiedades:

Reparemos en la gran riqueza alimenticia de este grano, derivada no sólo de su buen contenido proteico, sino también de la elevada proporción grasa. Resulta muy apetitosa para los canarios, que la buscan removiendo el grano para consumirla con preferencia a los demás de la mezcla, tal vez con la única excepción de los cañamones.

La escasez de celulosa (fibra indigerible) se debe a haber sido desprovisto el grano de sus cubiertas.

En algunas épocas, el precio de la avena se encuentra en el mercado muy por debajo del alpiste, por esta razón algunas mezclas abusan de aquélla en perjuicio de éste, lo que sin llevar a ser francamente negativo no es desde luego recomendable, ya que la glotonería con que es consumida la avena, añadida a su buena proporción de aceite, provoca el excesivo engorde en los pájaros. Si observa que la mezcla que ha adquirido contiene poco alpiste y mucha avena, compre además alpiste y enriquezca la mixtura con algo de este grano básico.

 2.2.- SEMILLAS OLEAGINOSAS

 *      Cañamones (Cannabis sativa)

Composición:

Agua, 8 %.

Proteína, 24 %.

Aceites, 28 %.

Celulosa, 14,3 %.

Almidón y otros extractivos libres de nitrógeno, 20,9 %.

 Propiedades:

Una verdadera golosina para los canarios. La gran proporción de grasa y la voracidad con que los pájaros consumen estas diminutas nueces hacen que su ingestión en exceso conduzca a la obesidad. La bibliografía, y especialmente los autores antiguos, emplean una palabra característica, «ardientes», para designarlas.

 Algunas veces los pájaros muestran dificultad para partir la cubierta. Pueden irritarse la lengua de tanto voltear, especialmente si el cañamón no está perfectamente limpio de polvo e impurezas. Para evitar sobre todo que el canario, cansado de juguetear con un grano que no puede partir, termine por tirarlo a la bandeja, lo mejor es suministrar los cañamones ligeramente quebrantados, bien con un molinillo de café, o bien, sencillamente, con ayuda de una botella. No es exagerado afirmar que los cañamones en exceso conducen a la obesidad. Más que un complemento son una golosina y deben ponerse en un bizcochero o pequeño recipiente tan sólo en número de unos cuantos por pájaro y nunca diariamente.

Si no aconsejamos mezclarlos con el resto de los granos es porque en ese caso los canarios buscarán entre la mezcla tirando y desperdiciando otros que no les resultan tan apetitosos.

Algunos criadores de canarios aumentan durante la época de alimentación de los pichones el contenido de cañamón, que administran humedecido o incluso comenzando a germinar. Es evidente que se consiguen excelentes resultados con este método.

 *      Negrillo (Guizotia oleifera)

 Composición:

Agua, 5 %.

Proteína, 20 %.

Aceites, 40 %.

Celulosa, 12 %.

Almidón y otros extractivos libres de nitrógeno, 17 %.

 Propiedades:

Es el manjar por excelencia de los pájaros. Se trata de un fruto extraordinariamente energético (basta comprobar su alto contenido en aceites), que salva muchas vidas de pájaros silvestres recién enjaulados que difícilmente se aclimatan si carecen de negrillo en los primeros momentos.

 *      Nabina o colza (crucíferas)

 Composición:

Agua, 6,5 %.

Proteína, 17,5 %.

Aceites, 40 %.

Celulosa, 5,5 %.

Almidón y otros extractivos libres de nitrógeno, 26 %.

Propiedades:

Con el nombre de nabina o colza se suele designar a diversas semillas de nabo o colza reales que generalmente van mezcladas con semilla de rábano y otras crucíferas. El sabor de unas y otras, y aun de determinadas variedades, es diferente; por esta razón no siempre los canarios las consumen con deleite. Se dice que estimulan el canto y puede que haya algo de cierto en esta afirmación, debido al contenido en algunas sustancias estimulantes de la glándula tiroides. De hecho, los criadores alemanes especialistas de la variedad de canto «Roller del Harz» suministran a los machos en preparación para los concursos una mezcla muy rica en colza, de una variedad notablemente dulzona.

 *      Linaza

 Composición:

Agua, 7 %.

Proteína, 25 %.

Aceites, 35 %.

Celulosa, 4,4 %.

Almidón y otros extractivos libres de nitrógeno, 25 %. 

Propiedades:

Los canarios muestran poca apetencia por esta semilla, posiblemente debido a su textura, es decir, a su forma muy plana y a su rígida cubierta. Otros pájaros, como el pardillo común, basan en cambio su alimentación natural en ella.

Para evitar este rechazo, puede recurrirse a suministrar la linaza, que es un excelente alimento, quebrantada, tal como procedíamos con los cañamones.

  

·     En líneas generales destacamos en su clasificación dos grandes grupos: harinosos y oleaginosos. Recordemos además que la proporción de oleaginosos no debe exceder del 30%,  nos podríamos elevarnos hasta un 40% del total de la mezcla.

No solamente podemos ahora interpretar si nuestra mezcla habitual contiene uno u otro tipo de granos, sino también si su abundancia relativa es la correcta y equilibrada.

Podríamos preparar nuestra propia mezcla balanceada, que estableceremos comprando por separado semillas de excelente calidad y mezclándolas en la siguiente proporción:

 

* Harinosas: alpiste y avena, 65 %.

Reparto:

·        Alpiste, 45 %.

·        Avena, 20 %.

 

* Oleaginosas: 35 % restante.

Reparto:

·      Nabina, 25 %.

·      Cañamón, linaza y negrillo, 10 %.

 

 3.- COMPLEMENTOS MINERALES

 Algunas situaciones desagradables, especialmente en lo que se refiere a la postura del huevo en hembras enceladas, pueden presentarse cuando la dieta no incluye todos los minerales que requiere el metabolismo de los pájaros. Para evitarlas es preciso suministrar complementos mineralizantes. En una sustancia natural y muy fácil de adquirir encontramos uno de los mineralizantes clásicos, nos referimos a la jibia. Las jibias desecadas pueden encontrarse envasadas en cualquier pajarería. Se trata, como saben bien los aficionados, de un complemento imprescindible en la jaula de cría, muy necesario en las de hembras en preparación para el apareamiento y recomendable en todos los casos y épocas. La pluma de jibia es en realidad el esqueleto interno de la sepia (molusco cefalópodo), que concentra en tomo a una liviana concha un importante reservorio de sal calcica. Es en ella donde las canarias, que picotean con deleite este producto natural, encuentran la mayor parte de los minerales que precisan para formar el cascarón del huevo.

La jibia proporciona prácticamente todos los minerales que necesitan las aves en cantidad notable, los llamados macroelementos minerales; sin embargo hay otros, los oligoelementos minerales, que, aunque en cantidades minúsculas, también son sumamente necesarios (hierro, cobre, zinc y manganeso principalmente). Aunque en los granos de la alimentación y verduras van contenidos casi todos ellos, no estará de más utilizar de cuando en cuando un complemento vitamínico mineral especial para canarios, que administraremos en el agua del bebedero.

Como dato curioso indicaríamos que algunos criadores se desesperan ante los altos porcentajes de huevos con cáscara blanda, es decir, no calcificados, que a veces presentan las canarias ponedoras pese a tener a su disposición hueso o pluma de jibia. Una situación así puede presentarse por déficit no de calcio y fósforo, sino del elemento manganeso.

*      * Arena

 En el mercado encontramos paquetes de arena aromatizada con diversos perfumes vegetales como la menta, el anís, etc., no se trata de un lujo, sino de un complemento recomendable. Movido por su instinto, y con apetito proporcional a sus necesidades en este sentido, el canario picotea esta arenilla e ingiere granos, que colaborarán en la labor de digestión de los alimentos. No olvidemos que los pájaros, al carecer de dientes, se limitan a cortar con los bordes del pico los duros granos y semillas, que pasan al buche apenas sin molturar. El estómago, dividido en dos compartimentos, tiene en el primero de ellos, la molleja, un verdadero molino triturador de gruesas paredes musculares, y en la naturaleza los pájaros tragan granillos minerales que ayudan a esta molturación gástrica, está clara la función de los granitos de arena que el canario encuentra en este producto, ya que vienen a sustituir a los que ingeriría en la naturaleza un pájaro silvestre de similares necesidades. Si nuestro bolsillo nos permite estirar un poco el gasto, podemos extender una capa de esta arena en el fondo de la bandeja. Aromatizará el ambiente y desecará los residuos con lo que facilitará la limpieza.

 *      Arena absorbente

 Se trata en este caso de un producto que resulta de la molturación del mineral sepiolita y se presenta en forma de gránulos blancos de aspecto mate. No se trata ahora de un producto alimenticio propiamente dicho, aunque los pájaros lo picotean por razones similares a las expuestas anteriormente, no debemos de pensar que sirve de alimento sino como un desecante higiénico muy útil para colocar en el fondo de las bandejas.

  

4.- LOS COMPLEMENTOS VEGETALES FRESCOS: FRUTAS Y VERDURAS

 Podemos afirmar que es imprescindible para el buen mantenimiento de la salud de los canarios el aporte de alimentos vegetales frescos bien limpios y variados. La razón de esta necesidad se encuentra en la riqueza vitamínica que contienen, aunque los granos no están desprovistos de vitaminas, hay algunas especialmente las llamadas hidrosolubles, que pueden llegar a escasear si el pájaro pasa largos períodos de tiempo sin disfrutar de hojas verdes y gajos de fruta. La recomendación no puede ser más sencilla. Ponga tres o cuatro veces por semana una buena hoja de lechuga plegada entre dos barrotes y deléitese contemplando la alegría del canario al devorarla y frotar sus plumas contra la humedad de la verdura.

Para evitar el peligro que pueden representar los insecticidas, restos de abono o riego con aguas impuras, no emplearemos las hojas exteriores y lavaremos copiosamente las que hayamos seleccionado, antes de ponerlas en la jaula conviene sacudirlas o escurrirlas, sin caer en la exageración de pretender secarlas, no ocurre nada malo por que el canario las picotee cuando están mojadas de agua limpia. La lechuga es la hoja verde más apetecida por los canarios, pero hay otras que también pueden ponerse a su alcance seguros de que las consumirán, por ejemplo los berros, que presentan la garantía de que no crecen en aguas contaminadas, la hojas de rábano, las espinacas y, en menor grado de apetencia, la escarola. Es bonito ver el deleite con que los canarios comen las hojas, flores y si conseguimos identificarla y encontrarla en un lugar limpio de insecticidas y contaminación, no hay inconveniente en emplearla. Las frutas, en todas sus variedades, son recomendables. Debe buscarse la variedad, y así pondremos entre dos barrotes, o con ayuda de una pinza, gajos de naranja, manzana, pera, rodajas de plátano, higos secos o frescos, etc. Mención especial merece la zanahoria, especialmente por su raíz cargada de pigmentos anaranjados que son precursores de la vitamina A y magníficos pigmentantes del plumaje. Los canarios habituados a ella la consumen en gajos, si estos se han cortado finos y con el borde adelgazado, pero en general la consumen mejor en forma de amasijo, después de triturarla y mezclarla con huevo o bizcocho.

Algunos criadores de canarios de color acostumbran pigmentar sus ejemplares solamente con zanahorias, es decir, evitan el empleo de los pigmentantes industriales. Los canarios así tratados no consiguen emular en intensidad de rojo a los que han recibido colorante, pero adquieren una tonalidad anaranjada sumamente agradable.

 4.1.- GRANOS GERMINADOS

 La costumbre de algunos canaricultores, generalmente con aviarios de muchas parejas, de poner en germinación determinados granos antes de suministrarlos a los canarios, debería extenderse por lo que tiene de positiva, especialmente por la riqueza de vitaminas que contiene el germen al iniciar su desarrollo. Para conseguir la germinación, y el desarrollo de un esbozo de tallito y raicilla, ricos en aceite de germen que concentra las vitaminas antedichas, basta colocar los granos en un recipiente plano sobre algodón empapado en agua y cerca de una fuente de calor. El cañamón, la avena, el alpiste e incluso el trigo se prestan a este tipo de tratamiento.

 4.2.- PASTAS

 Complemento final de la mezcla de granos, frutas y verduras y los mineralizantes son las pastas, caseras o industriales, no imprescindibles para el simple mantenimiento de los canarios, sí lo son, en cambio, si pretendemos conseguir su reproducción cuando llega el momento de la estación de cría.

Los canarios apetecen las pastas siempre que estas no se presenten demasiado resecas o reducidas a polvo fino. Tal vez una pasta reciente y húmeda recuerde por su textura la de los insectos y larvas que los pájaros, aun granívoros, se procuran en la estación reproductora, con lo que consiguen un complemento de proteínas animales necesario para el desarrollo de los pichones. Podríamos clasificar en dos grandes grupos las pastas empleadas en canaricultura: pastas sin huevo y pastas a base de huevo cocido, fresco, es decir, caseras, o desecado, de fabricación industrial y basadas en la molturación de un bizcocho especial desprovisto de azúcares.

Las pastas sin huevo suelen tener un contenido de proteínas inferior al de la segundas. Nos referimos a las pastas «caseras» que suelen fabricar los canaricultores, ya que industrialmente, como es lógico, podrían conseguirse proporciones proteicas elevadas empleando harina de carne.

Una pasta de este tipo, que antaño empleaban en los criaderos industriales cuando el fuerte calor hacía fermentar la clásica pasta de huevo, tenía esta composición: pan rallado: 40 %, harina de maíz: 25 %, complejo vitamínico en polvo: 10 % y galleta molida: 25 %.

La escasa aceptación que este polvillo presenta para los pájaros puede compensarse mezclándolo con cañamón quebrantado. Se trata de una pasta de emergencia en caso de que no podamos encontrar pasta de huevo industrial o de que no tengamos condiciones para conservar con garantía sanitaria una pasta casera de huevo cocido y rallado.

 4.3.- PASTA CASERA DE HUEVO COCIDO

Antes de que los laboratorios especializados en productos ornitológicos presentaran excelentes pastas al huevo desecadas y enriquecidas, los canaricultores estaban obligados a fabricar diariamente nuestra propia pasta, cociendo huevo y mezclándolo pacientemente con pan rallado, bizcocho o galleta molida. Una pasta de este tipo es excelente desde el punto de vista alimenticio y además resulta muy apetitosa para los canarios, que encuentran atractiva su textura blanda y esponjosa. Presenta en cambio como serio inconveniente la facilidad con que entra en descomposición, cargándose de gérmenes, algunos nocivos y capaces de producir mortandades masivas en los aviarios.

Es necesario pues insistir en la necesidad de conservar este producto en el frigorífico y no fabricar demasiada cantidad, sino tan sólo la que nuestros canarios puedan consumir diariamente. Para preparar una pasta de huevo deberemos tener en cuenta los siguientes detalles: el huevo debe permanecer bastante tiempo en cocción, por lo menos 10 minutos, de esta manera se destruyen algunos compuestos ricos en azufre cuya ingestión no es recomendable, debe emplearse toda la yema y aproximadamente un tercio de la clara, si mezclamos este producto a mano con el bizcocho o el pan rallado, lo haremos concienzudamente, hasta conseguir un amasijo homogéneo, para ganar tiempo y conseguir un amasado perfecto podemos emplear una mezcladora, que pronto amortizaremos por el ahorro de esfuerzo y trabajo, en este caso dará buen resultado añadir un poco de zanahoria o incluso de lechuga picada previamente y de esta manera quedara preparado un excelente manjar par nuestros queridos canarios.

 4.4.- PASTAS AL HUEVO INDUSTRIALES

 Si están envasadas por un laboratorio de garantía pueden emplearse perfectamente, incluso para la delicada temporada de cría. Estas pastas contienen yema de huevo desecada y no están enriquecidas con azúcar, como el bizcocho de repostería, sino con harinas animales y vegetales, complejos vitamínicos y mineralizantes y otros aditivos recomendables para los pájaros.

Si desde el punto de vista teórico superan en riqueza de composición a las pastas caseras, aun lo hacen más en cuanto a garantía sanitaria, estas pastas no fermentan ni entran en putrefacción, a lo sumo se desecan demasiado si quedan largo tiempo en el comedero, entonces dejarán de ser apetitosas para los pájaros, pero no resultarán peligrosas para su salud. Unos cañamones quebrantados o algún grano germinado mezclados en la pasta harán esta más apetitosa, al disminuir la sequedad de su textura.

A título orientativo, indicaremos que las pastas de garantía deben hacer constar su composición en el envase o prospecto, y que ésta debe poseer una riqueza mínima proteica del 11 %. Será muy recomendable que esté enriquecida con calcio y con hierro, y debe llevar incorporado un corrector vitamínico.

 4.5.- OTROS COMPLEMENTOS

 Nos atrevemos a afirmar que cualquier otro tipo de complemento de golosina no especialmente preparado para canarios debe ser desechado. Por ejemplo, los productos de repostería humana o el terrón de azúcar que tanto gustan a los pájaros pero que obligan a un esfuerzo metabólico poco recomendable.

Citemos finalmente y recomendemos como forma de variación en la dieta y siempre que sigamos los consejos e instrucciones de los prospectos, los diversos productos tipo «pasta mineralizante», «alimentos para el canto», «mezclas de semillas energéticas»…, su precio no es barato, pero suelen contener miel, harinas de carne, semillas variadas, etc. Se debe buscar marcas especializadas en alimentación ornitología.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL